Protesta vecinal en Alborache por el cierre del consultorio médico

Numerosos vecinos de Alborache se han reunido este martes por la tarde frente a las puertas del ayuntamiento para pedir que reabran el consultorio médico local.

El consistorio de Alborache había convocado un pleno a las 19:30 horas y, aprovechando esta circunstancia, un nutrido grupo de vecinos acudió al lugar con la intención de asistir a la reunión de ediles y expresar su malestar por el cierre del centro médico.

La alcaldesa Paqui Collado prohibió la entrada a la casa del pueblo alegando razones sanitarias, negándose también a celebrar el pleno en el salón de actos, con capacidad suficiente para posibilitar el distanciamiento social. Además, la alcaldesa solicitó a la Guardia Civil que acudiera a los aledaños del ayuntamiento para disuadir a los vecinos de su protesta, pero como la reunión fue espontánea porque se pensaba asistir al pleno y se respetaron todas las medidas de seguridad, los agentes únicamente informaron a los asistentes de sus derechos y deberes en relación a las concentraciones públicas.

Los vecinos esperaron a los ediles a la salida del pleno con proclamas en favor de la sanidad pública y de proximidad, así como de la apertura del consultorio médico de la localidad y homenajearon a los sanitarios por su labor durante la pandemia. La gente reunida pidió durante el pleno por vía telefónica a la alcaldesa al menos una reunión con alguno de los asistentes para transmitirle sus inquietudes en relación a la reapertura del centro médico, pero la alcaldesa denegó la entrada en repetidas ocasiones. A la salida del pleno, los concejales socialistas dirigidos por la alcaldesa propiciaron un enfrentamiento con los vecinos, a los que llegaron a amenazar con tomar medidas más drásticas si estos continuaban con las protestas.

La Conselleria de Sanidad ha cerrado el centro médico de Alborache causando un grave perjuicio a sus habitantes.

En este pueblo hay un alto índice de población envejecida, con enfermedades crónicas. Ahora los vecinos están obligados a desplazarse al ambulatorio de Buñol, con las dificultades y riesgos que esto entraña, y con unos servicios de atención telefónica para pedir cita previa saturados.

Además, en verano el pueblo registra un aumento significativo de población debido a la afluencia de residentes temporales.

En el contexto de pandemia que sufrimos, los pueblos pequeños han padecido el cierre de consultorios médicos para agrupar efectivos en grandes ambulatorios, medida muy criticada por distintas asociaciones de médicos, ya que la sanidad de proximidad es esencial para detectar de forma temprana posibles infecciones, además de la atención que presta en otro tipo de enfermedades.

Por otra parte, los vecinos de Alborache no entienden la postura de la alcaldesa socialista ante este problema, respaldando la decisión de la Conselleria. Otras agrupaciones socialistas de pueblos cercanos han tomado posturas opuestas, en defensa de los intereses de sus conciudadanos. Es el caso de la agrupación socialista de Godelleta y de la agrupación socialista de Macastre en la oposición, implicados a fondo en la exigencia de la reapertura de sus respectivos consultorios locales.

Paqui Collado recibe una asignación como asesora en Diputación y no recibe salario por su puesto como alcaldesa del pueblo de Alborache.

publicidad vomunica valencia cabecera inferior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *