Obras de urbanización en Puçol. Foto: Sabín.

Un urbanismo centrado en el vecino

Las obras, sobre todo en la vía pública, son la parte más visible del trabajo de Urbanismo: son necesarias y mejoran la calidad de vida de los vecinos, pero generan molestias. Sin embargo, no todas las obras son iguales ni siguen los mismos criterios: hay que distinguir entre las que decide el Ayuntamiento y las que realizan empresas proveedoras de servicios. Esto lo podemos comprobar en los últimos meses con ejemplos como el asfaltado de distintas calles o la actuación en la avenida Valencia.

En las obras de mejora promovidas por el Ayuntamiento, todas las decisiones están a cargo de los políticos y técnicos locales: orden de las obras, fechas de ejecución, empresa contratada y cualquier problema técnico.

Ejemplos de obras municipales son las de mejora de la accesibilidad, que se programan por zonas y se vienen realizando a lo largo del año; el asfaltado de las calles y caminos, también planteado por zonas; la adecuación de parques y jardines, para adaptarlos a las nuevas normativas; o el mantenimiento de los edificios públicos.

«Ya tenemos proyectadas las obras de rebaje de aceras en la zona de Mallaeta, para mejorar la accesibilidad y comenzaremos el trabajo en octubre», apunta Elena Camarero, concejal de Urbanismo. «También está en marcha el proyecto de remodelación de dos pistas del Polideportivo Municipal, una de ellas cubierta. Con este proyecto se facilita además la futura construcción de un carril bici en el camí Mangraners».

Por otra parte, hay obras que las promueven empresas suministradoras como Iberdrola, Aguas de Valencia, Telefónica… Estas obras también suponen una mejora de los servicios para los usuarios, pero en ellas el Ayuntamiento no interviene directamente, sino que únicamente concede la licencia y establece la garantía pertinente con el fin de restaurar los posibles desperfectos que ocasione la obra.

Un ejemplo de este tipo es la que ha realizado Iberdrola en la avenida Valencia, consiste en renovar el cableado subterráneo de media tensión entre distintos centros de transformación. Estas obras han afectado a las calles Santa Teresa, Font de Mora, San Isidro, Norte y, especialmente, avenida Valencia.

«En el caso de la avenida Valencia, Iberdrola depositó una fianza de más de 40.000 euros como garantía de la correcta ejecución de la obra», continúa la concejal. «Si una vez cumplidos los plazos fijados no se finalizara correctamente la obra, el Ayuntamiento podría hacerlo directamente, ejecutando la garantía sin coste añadido para las arcas municipales».

Paralelamente, continúa el asfaltado de calles: ya están finalizados los de avenida Catalunya, carretera Barcelona, avenida Font de Mora, avenida Mancomunitat, Santa Teresa y 9 de octubre. Y en octubre es el turno del polígono Campo Aníbal, la avenida Retor Emilio Bayarri y el camí Ullals.

«A estas obras se sumará la actuación en el camí Assegador, donde se va a reponer el muro de la acequia para poder abrirla de nuevo al paso de vehículos, esta obra depende la Conselleria de Agricultura, que asume el 100% del coste del proyecto», finaliza Elena.

Y, por último, en septiembre se han retomado las obras del puente sobre el barranco, que estuvieron paradas por problemas con el suministro del material. Resuelto el suministro, las obras ya están en marcha con el compromiso de la empresa de tenerlas listas a finales del mes de noviembre. Sabín

publicidad vomunica valencia cabecera inferior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *