Juan Carlos Fulgencio Tejedor; José Luis Ábalos; Toni Gaspar; Roman. Foto: Pablo Arevalo.

Ábalos, entre tauromaquia y socialismo

En las horas calurosas de una tarde de verano, el torero Roman, listo y preparado en el patio de cuadrillas, espera el momento en el que nuevamente se batirá en su arena natal con 3 toros de Montalvo, en un mano a mano con De Justo.

Lo que iniciaría como un paseillo, sería para él un reencuentro con sus emociones y sus miedos. Pues se trata de la primera corrida después de la cogida en las Ventas. Una nueva oportunidad para brillar que fue desaprovechada en lo que horas más tarde se convertiría en una tarde poco afortunada para el Valenciano.

En las gradas, una plaza llena en sombra y escasa en sol. Un murmullo en donde la multitud no deja oír a la persona.

En el callejón, Toni Gaspar, Presidente de la Diputación de Valencia y antiguo diputado de Asuntos Taurinos es el anfitrión del ministro de Fomento, José Luis Ábalos.

No pasaría mucho en que, entre esa multitud, el invitado fuera por unos segundos el centro de atención.

Eran las 19:15 cuando Roman le brindaría su primer toro.

Fue aquí cuando el público estalló en un alarido, en un abucheo al Ministro. Este fue el momento en el que el público recordó las palabras de Ábalos cuando se dirigió tiempo atrás a los taurinos como “casposos” acusándolos de formar parte de un «españolismo trasnochado y antiguo». Unas directrices de partido que obligan a posicionarse en ocasiones contra aquello que uno cree, que uno siente.

Desde la ejecutiva del PSOE no se escuchan palabras de apoyo o soporte a los toros. Si es bien que en su programa no tienen medidas para acabar con esta fiesta, es notoriamente conocido el parecer que tienen algunos de sus máximos dirigentes por acabar con todo lo relacionado con la tauromaquia. Fiesta que, por otro lado, está más vinculada a los pensamientos conservadores, siendo estos quienes reciben del mundo de la tauromaquia mayor valor electoral.

Pocos conocen la carta de ánimos que Ábalos le envió a Roman después de su última cogida, en la que recalca su afición por el arte, su aprecio por el torero. O las palabras del Presidente de la Diputación cuando en su papel de Diputado de Asuntos Taurinos dijo que “Decir que somos bárbaros es muy fácil, pero la ley dice que somos otra cosa, dice que somos cultura.”

Así pues, en contra de las directrices del partido, en contra de los argumentarios que critican aquello que les perjudica electoralmente, por encima de todo, está el amor a lo que nos hace únicos, a lo que nos caracteriza como españoles, y que tiene más peso que las directrices de partido.

Parece que la división ideológica en las filas del PSOE es más acusada de lo que algunos desearían. Y que no todos están dispuestos a dejar que se les impongan pensamientos que deberían pasar ajenos al mundo de la política.

publicidad vomunica valencia cabecera inferior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *