À Punt rechaza estar en quiebra y ve habitual algún desequilibrio patrimonial Imagen de archivo de las instalaciones de À punt. EFE/Archivo

À Punt rechaza estar en quiebra y ve habitual algún desequilibrio patrimonial

La Corporació Valenciana de Mitjans de Comunicació (CVMC) y la Societat Anònima de Mitjans de Comunicació (SAMC) rechazan estar en quiebra porque no ha habido hasta ahora ninguna suspensión de pagos ni se prevé, y consideran “habitual” como empresas públicas tener “algún desequilibrio patrimonial”.

Así lo asegura la CVMC en un comunicado titulado “À Punt no està en fallida” (À Punt no está en quiebra), en el que hacen referencia a los informes de la Intervención y la Sindicatura de Comptes de 2017 sobre la necesidad de que la CVMC facture a la SAMC las operaciones vinculadas por los servicios que le presta.

Entre ellos, cita la prestación jurídica, económica, organización de recursos humanos, de mantenimiento del edificio de Burjassot, y la cesión del equipamiento técnico que ha adquirido la Corporación, así como los contenidos que fueron seleccionados por el Alto Consejo Consultivo y que de la CVMC han pasado a la SAMC, que se encarga de la difusión del servicio público.

Esta facturación entre las dos entidades ha supuesto para la SAMC un incremento de los gastos no presupuestados que superan las aportaciones recibidas, motivo del desequilibrio patrimonial, según se argumenta en el comunicado.

La SAMC presenta fondos propios negativos y la CVMC tiene un superávit de 9,2 millones de euros, un “coste meramente contable” que no tiene que ver con una quiebra ni una insolvencia, según las fuentes.

Como consecuencia de esa refacturación, la SAMC debe volver al equilibrio patrimonial mediante una ampliación de capital, que debe aprobar el Consell Rector.

Los auditores entienden que la CVMC debe reintegrar los 9,2 millones al presupuesto de la Generalitat, la Corporació “no comparte este criterio” al considerar que las subvenciones se han gastado “sin incremento del presupuesto”.

Considera que la subvención de la Generalitat a los medios públicos se ha de ver “como una sola y de forma consolidada en el mismo grupo” (CVMC-SAMC), y de hecho la dotación presupuestaria que aprueban Les Corts es una subvención a la CVMC, como así lo recoge la Ley de Creación de radiotelevisión valenciana y el contrato programa.

Añade que es “habitual” que las empresas públicas presenten “algún desequilibrio patrimonial que se soluciona mediante ampliaciones de capital”, ya que estas empresas públicas se crean “para prestar un servicio público y no para obtener beneficios”.