La técnica bumping aumenta la demanda de cerrajeros en Valencia antes del verano

La época veraniega acaba de ser dejada atrás con unas fiestas inolvidables en toda Valencia, por lo que es buen momento para repasar algunos datos de los que se han ido produciendo durante el transcurso de la primavera. Uno de ellos hace referencia a los robos en las viviendas.

¿Sabías que los llevados a cabo mediante bumping se han disparado de forma alarmante? Efectivamente, causando una gran intranquilidad a los vecinos de toda la comunidad autónoma. Muchos de ellos, a raíz de estos sucesos, están optando por confiar en especialistas como los cerrajeros en Valencia capital de Vicente Camarasa.

Motivos del auge del bumping

Varios aspectos llevan a esta técnica a haber vivido un auge sin precedentes en toda Valencia. El primero de ellos guarda relación con la enorme simplicidad del método.

Y es que hasta hace no muchos años los individuos que pretendían allanar las moradas de otras personas se veían obligados a recurrir a técnicas un tanto complejas. Las mismas precisaban herramientas muy difíciles de encontrar y utilizar.

Pero todo cambió a raíz de que el bumping empezase a adquirir popularidad entre los malhechores. La elevada inversión inicial pasó a ser historia. Y es que por poco dinero pueden hacerse hoy en día con el elemento que se necesita para abrir una cerradura en un suspiro.

Concretamente se trata de una llave que ha sufrido una manipulación. ¿En qué sentido? Básicamente en el de que, a la hora de ser introducida en la cerradura que pretende abrirse, altera el correcto funcionamiento de cada pistón presente en la estructura cilíndrica.

Para tal fin es necesario efectuar golpes. Es decir, prácticamente cualquier persona puede verse capaz de realizar esta técnica, puesto que no precisa conocimientos avanzados para cosechar un exitoso resultado con ella.

En cuestión de segundos, tras vulnerar la seguridad de dichos pistones, la llave es girada. Por ende, la puerta se abre sin necesidad de que la cerradura haya sido forzada.

Un robo cada poco más de cuatro horas

Antes de la popularización del bumping los robos en Valencia eran bastante habituales, pero afortunadamente no tanto como ahora. Las cifras se han visto multiplicadas hasta límites insospechados.

De hecho, en pleno 2019 cada día se producen aproximadamente una media de cinco o seis robos en los domicilios emplazados en toda la Comunitat Valenciana. Ello supone un allanamiento de morada cada cuatro horas y pocos minutos.

Muchos de los que suceden acaban teniendo lugar haciendo uso del método bumping. Para prevenir que les acontezca a otros propietarios y evitar que vuelva a ocurrirles a quienes han tenido la desgracia de verse afectados por dicha técnica, los propietarios no dudan a la hora de contactar con cerrajeros especializados.

Soluciones de los cerrajeros de Valencia

A día de hoy los cerrajeros valencianos son plenamente conscientes de la intranquilidad que se hace patente en los habitantes de la región bañada por el Mediterráneo. Tanto es así que suelen recibir llamadas de urgencia para que acudan cuanto antes a hacer un presupuesto, efectuando los cambios necesarios para que en un futuro sus puertas de seguridad no se vean vulneradas por el bumping.

Uno de los mayores temores, más allá del propio robo en sí, consiste en el desentendimiento por parte de algunas compañías de seguros, las cuales no abonan ni un solo céntimo por las pertenencias sustraídas o los daños que se han producido en la vivienda.

El motivo que alegan se resume en no apreciar signos en la cerradura de que la misma ha sido forzada. Así pues, no es de extrañar que dicha técnica esté causando tantos quebraderos de cabeza entre los valencianos. Para evitarlos, los cerrajeros de Valencia aplican varias soluciones, consistiendo la más extendida actualmente en instalar cerraduras anti-bumping.

En líneas anteriores ha sido mencionado el hecho de que los pistones presentes en los cilindros de las cerraduras, tras ser alterados con la llave modificada, son los que dan pie a la apertura de la puerta. Pero, ¿y si se refuerzan notablemente? En ello consisten básicamente esta clase de cerraduras especiales.

Si bien es cierto que en cualquier caso el bumping puede seguir llevándose a cabo, el nivel de dificultad pasa a ser considerablemente mayor.

Gracias a ello se consigue uno de los dos resultados positivos, resumiéndose el primero y más deseado en lograr que los malhechores desistan de sus intenciones de allanar el domicilio en cuestión. El segundo posible es el de llegar a la vivienda antes de que se haya perpetrado el robo, pudiendo avisar a las autoridades para que procedan a hacerse cargo de la situación.

Ante la mejoría en términos de seguridad que supone la instalación de este tipo de cerraduras pensadas para prevenir el bumping, los valencianos no se lo están pensando dos veces a la hora de contactar con cerrajeros que se encarguen de instalarlas.

publicidad vomunica valencia cabecera inferior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *