Imagen de salón de banquetes La Serratella. Foto: Ayto. Aielo de Malferit.

Final judicial del caso del Salón de Banquetes Serratella, y el Ayuntamiento ha defendido a las vecinas y vecinos.

Cualquier residente en Aielo de Malferit no desconoce lo que es La Serratella. Un salón de banquetes, a la entrada del municipio, en su mejor zona residencial.

Pero las cosas se torcieron para el negocio, no por causas económicas, sino por motivos legales. Lo que era un Salón de Banquetes, se había construido con una licencia de un edificio de seis viviendas, que en el año 2.000, que concedió ilegalmente el Ayuntamiento del que era Alcalde el socialista Francesc Martí. Un vecino lo denunció y la justicia, en dos ocasiones, en los años 2.007 y .2009, declaró ilegal.

¿Qué hizo entonces la empresa? No cumplir lo sentenciado, seguir con la actividad de banquetes, como si nada hubiera pasado.

¿Qué hizo el Ayuntamiento? Primero cumplir con lo mandado por los jueces. Segundo dialogar con los propietarios, para buscar una solución. Tercero ante la falta de entendimiento y la cerrazón de la propiedad cumplir con la justicia y cerrar el Salón de Banquetes.

Pero ni así la actividad cerró, siguió abierta, ignorando la obligación de todas y todos de cumplir con lo indicado por los jueces y Tribunales.

Por ello en el mes de marzo del año 2.010, cumpliendo con su responsabilidad y con lo ordenado por la justicia el Ayuntamiento cerró el Salón, cortando los suministros de agua y luz y el Tribunal Superior de Justicia, ante quien acudieron los propietarios de La Serratella, lo dijo muy claro en el año 2.012, el Ayuntamiento lo había hecho bien, lo debía haber hecho antes, no ser tan permisivo y además La Serratella no podía volver a funcionar, porque la licencia con que actuaba era contraria a las normas jurídicas.

Pero para asombro del Ayuntamiento y de su equipo de gobierno, lejos de dialogar y reconducir el asunto a una solución que cupiera en la legalidad, la empresa empezó a arremeter contra el Alcalde, los concejales, y a pedir una indemnización por responsabilidad patrimonial la cantidad de sobre 7.000.000 €, por los perjuicios que tenía al haberse cortado los suministros y no poder ejercer su actividad. Esta cantidad la fue rebajando y al final reclamó ante los Tribunales 2.234.000 €, por no poder abrir un negocio, que ya los Tribunales le habían indicado por dos veces que no podía estar abierto.

Como se explica estos, pues de manera muy sencilla, pretendían los propietarios que el Ayuntamiento y en definitiva todo el pueblo le pagará esta cantidad más los intereses legales. Y todo por tener UNA ACTIVIDAD ILEGAL.

Mientras tanto, los dueños de Serratella no han dejado de realizar manifestaciones y declaraciones en los periódicos diciendo que tenía toda la razón y que solo el Alcalde era responsable de su situación, hasta que por fin y por tres veces, un Juzgado, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valencia y el Tribunal Supremo en Madrid, al que también acudió, han resuelto, lo que era coherente con el sentido común y con las leyes, que quien comete una ilegalidad no puede beneficiarse de ella y por tanto el negocio debe seguir sin funcionar en las condiciones que se encontraba.

También la justicia ha obligado a derribar parte de lo construido y ha apoyado al Ayuntamiento en un informe contrario a que pudiera obtener una nueva licencia para funcionar, en las mismas condiciones de la que se anuló por la justicia.

El Ayuntamiento ha permanecido callado durante todo este largo tiempo, porque era tiempo de que hablara la justicia.

Y esta ha hablado reiteradamente, en todas sus instancias judiciales, (La última en el Tribunal Supremo, en marzo del 2019) y siempre en el mismo sentido favorable al Ayuntamiento.

La justicia, ni una sola vez, ni por mínima, ha corregido al Ayuntamiento ni ha cuestionado sus tomas de decisiones.

El Ayuntamiento ha cumplido y ha defendido su dinero, que es el de todos los ciudadanos y ciudadanas. Hubiera sido muy triste y muy grave haberse plegado a los intereses de un particular y dejar desasistidos los intereses de todos.

Solo cabe preguntarse ahora porque se dejó funcionar a una actividad que desde 2.007 se sabía que era ilegal y porque el empresario no optó por lo más lógico y era acogerse a la mano que le tendía el propio Ayuntamiento. La respuesta las puede sacar cada uno de los vecinos y cada una de las vecinas y no son difíciles deducirlas.

Y que quede claro, El ayuntamiento no cerró Serratella. La cerró la Justicia por ILEGALIDAD y a denuncia de un vecino.

Fuente: Ayto. Aielo de Malferit.

publicidad vomunica valencia cabecera inferior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *