Imagen de Luis Hernández Alfonso sobre el fondo de una vista de Buñol.

Mi «FRACASO» con el Ayuntamiento

(Carta abierta a la alcaldesa de Buñol)

Señora alcaldesa:

Esta carta que le dirijo –abierta para que sea pública– tiene por objeto mostrarle mi descontento y rechazo, ante su nefasta gestión del asunto que sigue:

Usted, el pasado año, rehusó una donación para el pueblo, consistente en libros, documentos y manuscritos del archivo familiar de un ilustre personaje. Esto en mi opinión, fue un auténtico despropósito o, si lo prefiere, una insensatez. Pero si añadimos que dicho personaje, Luis Hernández Alfonso, fue Premio Cervantes de Literatura en 1930 y además nacido en Buñol, su actitud ya merece otros calificativos, tales como desidia, falta de sensibilidad, estupidez política…. Es lo más suave que se me ocurre para calificar su pasividad ante una aportación que habría reforzado la oferta cultural de nuestro pueblo y, ¡ojo!, a coste cero.

Como usted ya sabe, la Dra. Elena Herrero Hernández, nieta de este personaje, era la donante y, para mí, fue un honor que me confiase iniciar las gestiones y contactos con el ayuntamiento. «He decidido que todo lo de mi abuelo debe quedar en el pueblo que lo vio nacer y me gustaría que tú, como amigo y buñolero, lo trates con las autoridades locales» –me dijo–.

Ante el resultado fallido de mi gestión, le confieso que he llegado a sentirme fracasado. Y es que, por lógica, esperaba una acogida entusiasta y una gestión ágil del asunto, que culminase con la entrega de estos fondos al ayuntamiento; entrega que habría efectuado personalmente la Dra. Herrero, viniendo desde Murcia. Y, fíjese, ya daba yo por hecho lo que hubiese sido un salto cualitativo para nuestra Biblioteca Pública. Ahora, tras el fiasco, he vuelto a la realidad y ésta me ha recordado que la lógica y la política son elementos irreconciliables en demasiadas ocasiones.

Pasado ya un año largo desde mi primer contacto con su concejal de cultura, he reflexionado con más calma y pienso –más bien afirmo– que los verdaderos fracasados han sido los políticos de su grupo, comenzando por usted, usted misma, y su concejal de cultura. Y, como siempre, el perjudicado el pueblo. Una vez más, cobra sentido el viejo aforismo que dice: «cuando los políticos, por acción u omisión, no aportan soluciones a problemas, es que ellos son el problema”.

Descubrí a nuestro personaje, casualmente, allá por 2007 navegando por internet y, para mí, fue como encontrar un tesoro, porque andaba yo inmerso en tareas de investigación para mi libro «La Villa de Buñol en el tiempo» (2011). Así pues, de mi libro, –y perdón por la autocita– transcribo un resumen de la semblanza, y trayectoria vital e intelectual, de este ilustre buñolero.

Luis Hernández Alfonso (Buñol 1901 – Madrid 1979) fue historiador, periodista, escritor, poeta, lingüista y activista político. Fue traductor, y prologuista de grandes autores, como Julio Verne, Dickens, Rousseau, Mauriac, Cocteau, Simenon y otros. Era hijo del jurista, filósofo y catedrático, Luis Hernández Rico (Novelda 1866 – Valencia 1938), que ejerció de secretario en el Ayuntamiento de Buñol entre 1901 y 1905. De ahí que Luis naciese en nuestro pueblo y viviese aquí los primeros años de su vida. A veces firmaba sus artículos con el seudónimo «Luis de Buñol» y, como ya dije al principio, en 1930 recibió, de manos del Rey Alfonso XIII, el Premio Cervantes de Literatura, por su libro «Virreinato del Perú». En un artículo suyo de 1933, publicado en el Diario de Madrid exaltaba los productos de nuestra provincia y mencionaba «…los frutos de las huertas valencianas, la cerámica de Manises, las fundiciones de Sagunto, los embutidos de Buñol, los jarabes de Játiva y Ayelo». En 1939 era director del diario Sur, órgano del Ejército de Andalucía, con sede en Baza (Granada) y, como optó por no exiliarse, allí le sorprendió el fin de la guerra, al frente del último diario republicano que cayó en manos franquistas. Se le procesó y fue condenado a muerte. Posteriormente, le fue conmutada la pena por cinco años de prisión.

Pueden saber todo sobre este personaje visitando en la red el siguiente blog: <loshernandez.wordpress.com>. (Es un blog modélico, creado y mantenido por su nieto, Pablo Herrero Hernández, otro gran intelectual, fallecido 2016).

Ahora, señora alcaldesa, permítame que le recuerde nuestros contactos, para que el lector conozca la secuencia de una mala gestión, que ha privado a nuestro pueblo de un bien cultural.

  • 14.10.17: Al ser un tema de cultura, le envié un mail a su concejal, Arnaldo Carrascosa, comunicándole el deseo de la Dra. Elena Herrero, de donar los fondos de su abuelo y le adjunté una semblanza del personaje. Tras unos días sin noticias, le llamé y dijo estar muy ocupado preparando la bienal de Arte y Diseño (26/10 al 24/11). Dijo que ya me llamaría.
  • 23.01.18: Pasados cien días y, ante la no respuesta del citado concejal, envié un mail al ayuntamiento, en esta ocasión dirigido a la atención de usted.
  • 24.01.18: Al día siguiente, y ante mi sorpresa por la rapidez, me envió usted un mail, que decía literalmente: «He leído este mensaje y me parece muy interesante su propuesta. Lo mejor es que se ponga en contacto conmigo a través del teléfono 61xxxxxxx o por correo electrónico xxxxxx@xxxxxx.es. Voy a comentar este tema con Secretaría inmediatamente para ver como se tiene que documentar esta donación. Muchas gracias. Estamos en contacto». Al momento, vía e-mail, le agradecí su buena y pronta acogida y le adjunté un amplio dossier del personaje.
  • 26.01.18: Le llamé a usted a su móvil y, muy amable y receptiva, me dijo: «Tengo que hablar con secretaría para que preparen ya el protocolo y documentos de entrega. Una buena fecha de entrega será en abril, en la Semana del Libro. Le llamaré cuando tenga novedades». Por mi parte, hasta le sugerí una cita personal, que usted declinó.
  • 29.03.18: Pasados ya dos meses de silencio por su parte, y como la Semana del Libro estaba próxima, le hice varias llamadas a su móvil que no me respondió. Entonces le envié un mail pidiéndole información. Tampoco me contestó.
  • 08.05.18: Pasados cien días sin noticias suyas y sin que atendiera mis llamadas a su teléfono, llamé a su secretaria, que dijo conocer el tema y que hablaría con usted y me informaría. Le manifesté que si no me contactaban en una semana, con un calendario de entrega, entendería que no interesaba la donación y me apartaría del asunto. Pasado sobradamente ese plazo nadie me llamó y, obviamente, interpreté su silencio lo como un «NO». Así que di por finalizados mis contactos con el ayuntamiento.

Dicho todo lo anterior, yo me pregunto –y pregunto al lector–: ¿no se merece nuestro querido pueblo unos mandatarios más eficaces y ejemplares, que tengan muy claro ser servidores de la ciudadanía, y no de sus intereses partidistas o personales? Rechazar una donación cultural como la que nos ocupa, me parece una barbaridad, casi una «prevaricación». Sí porque, a sabiendas, están negando al pueblo un bien cultural que se les ofrece de forma gratuita. A mi juicio, Sra. alcaldesa y Sr. concejal, han incurrido ustedes en una falta de respeto, y hasta de educación, hacia la donante, hacia mí y, lo que es peor, hacia el pueblo que representan. Ahora, el lector, en su calidad de ciudadano, que juzgue y tome nota. En cuanto a ustedes, cuya actitud de silencio y desatención ha sido peor que un «NO» explícito, pienso que se lo tendrían que hacer mirar, pero no creo lo hagan, dado que la autocrítica en la clase política es una rara avis.

Pese a sus desatenciones y a nuestras dispares sintonías en el tema que nos ocupa, le manifiesto, como alcaldesa, mi reprobación más contundente y, como persona, mis respetos y un cordial saludo.

Juan Simón Lahuerta

P.D. Le recuerdo que tras cuatro meses largos sin noticias suyas y sin que respondiera a mis mails ni llamadas telefónicas, decidí enviar mi artículo al periódico comarcal «Tu Comarca». Sospecho que dicho medio le pasó a usted mi artículo porque enseguida recibí un mail suyo en el que, resumiendo, me decía: «Estoy en ello […] pero aquí todo es muy lento. Tenemos mucho atasco en Patrimonio y en Contratación […]. Voy a intentar sacarlo adelante»….. Paré la publicación del artículo y le di un plazo para desbloquear la gestión. Incumplido dicho plazo sin noticias suyas, di por finalizada mi mediación y le facilité el e-mail de la donante, para que en el futuro se entendiera directamente con ella pero, a fecha de hoy, usted no la ha contactado. Por cierto, en mi último contacto telefónico con la Dra. Herrero me ha dicho que, respecto al legado de su abuelo, tiene tres opciones de donación que se disputan tres amigos suyos: uno profesor de una universidad americana, otro de la Universidad Politécnica de Valencia y otro de la Universidad de Tarragona, de la que ella es profesora visitante.

publicidad vomunica valencia cabecera inferior

Un comentario en “Mi «FRACASO» con el Ayuntamiento

  • La única palabra que se me ocurre es que son unos » irresponsables » con respecto a lo acontecido . Pero por Dios que en las próximas elecciones municipales que personajes así no se presenten para gobernar en Buñol .Un cordial saludo.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *