En la imagen, padre e hijo comprueban la textura del grano de arroz. EFE/Archivo

El Consell celebra la aplicación de la cláusula de salvaguarda para el arroz

La consellera de Agricultura, Elena Crebrián, ha calificado de «positiva» la decisión de la Comisión Europea de aplicar la cláusula de salvaguarda para proteger al mercado europeo del arroz frente a las masivas importaciones de países asiáticos.

En declaraciones a los periodistas en los pasillos de Les Corts, Cebrián ha afirmado que el Consell estará «muy vigilante» y será «muy exigente» con el cumplimiento de las medidas previstas, especialmente en materia fitosanitaria y en la activación de unos controles «más severos y estrictos» en las fronteras de esos países.

Ha señalado que los acuerdos comerciales con terceros países «son favorables, en el sentido de que pueden favorecer las relaciones comerciales de la Unión Europea, como gran importador y exportador en el comercio agroalimentario mundial».

Sin embargo, ha considerado que esos acuerdos deben incorporar «medidas de reciprocidad, es decir, las mismas exigencias en materia fitosanitaria, ambiental, laboral y de derechos humanos» que aplican los países de la UE.

Ha explicado que la Comunitat Valenciana es «un gran productor» de arroz, que trabaja con condiciones «muy exigentes», ya que «prácticamente toda la producción se realiza en zonas sujetas a medidas agroambientales» de respeto al entorno en el que se cultiva este producto.

En este sentido, desde el Consell han solicitado al Ministerio de Agricultura que haga un seguimiento de las exigencias establecidas en la cláusula de salvaguarda, «sobre todo en materia fitosanitaria y en la activación de unos controles más severos, más estrictos y de mayor alcance en las fronteras de aquellas importaciones de países terceros».

El objetivo es, según la consellera, «salvaguardar y proteger las producciones propias» de la Comunitat Valenciana que, según ha insistido, «se hacen bajo esas condiciones muy exigentes en materia fitosanitaria o ambiental».

Preguntada por la situación de los cítricos, donde el sector reclama también la aplicación de la cláusula de salvaguarda, Cebrián ha señalado que la activación de esta medida «no es inmediata», sino que se hace «a partir de la constatación de todos esos efectos de las importaciones en el mercado único de la UE».

«Todo eso lleva un procedimiento, unas votaciones y un seguimiento», y es lo que está exigiendo el Gobierno valenciano desde el momento en que se aprobó el acuerdo comercial con los Estados del sur de África.

«Que se activen lo antes posible esos estudios de impacto y en particular, específicamente sobre la citricultura valenciana», ha afirmado Cebrián, quien ha dicho que ese guante lo ha recogido el Gobierno, que va a solicitar a la Comisión Europea que evalúe la situación de la citricultura valenciana afectada por ese acuerdo. EFE

publicidad vomunica valencia cabecera inferior