Serafín, conductor del servicio especial "puerta a puerta" de la EMT, ayuda a Juan a bajar del autobús adaptado. El servicio "puerta a puerta" que la EMT València ofrece a personas con discapacidad se automatiza con una nueva aplicación móvil para que los usuarios que necesiten un transporte especial lo tengan a un "solo clic", casi en tiempo real y si tener que solicitarlo hasta 48 horas antes. EFE/Manuel Bruque

València pone el bus «puerta a puerta» para discapacitados a un solo ‘clic’

El servicio «puerta a puerta» que la EMT en València ofrece a personas con discapacidad se automatiza con una nueva aplicación móvil para que los usuarios que necesiten un transporte especial lo tengan a un «solo clic», casi en tiempo real y si tener que solicitarlo hasta 48 horas antes.

Este proyecto piloto, que arrancará a primeros de año, modernizará y hará más efectiva la flota de minibuses que opera para personas con problemas de movilidad que necesitan un vehículo para desplazamientos habituales o esporádicos y se pone en marcha gracias al novedoso software de movilidad compartida diseñado por la empresa Shotl.

Se trata de un nuevo sistema de transporte de pasajeros a demanda, capaz de agrupar en tiempo real a los usuarios de bus urbano, a partir de sus orígenes y destinos, y que funciona con un algoritmo que define la ruta más adecuada en función de la petición que hace el pasajero, según explica EFE el confundador de Shotl, Gerard Martret.

Ha incidido en que «hay un reto en Europa y Estados Unidos con los servicios de transporte para personas con discapacidad que necesitan un traslado y por ley, hay que darles una solución» y este tipo de servicios «son caros pero están subvencionados y nos hemos acostumbrado a que sean deficitarios».

«Una tecnología como la nuestra optimiza ese tipo de servicio, es más inclusivo, permite que puedas llevar a más gente en menos tiempo y a los discapacitados, no tener que hacer una reserva con más de 24 ó 48 horas sino que pueden pedir el vehículo y tenerlo en pocas horas», detalla.

Este es el objetivo de València, que ha sido «pionera», según Martret, quien explica que tras esta experiencia, la nueva tecnología «llegará a Lisboa y otras ciudades europeas».

«Si quieres crear un cambio así de disruptivo debes centrarte en segmentos más olvidados. Ahora no queremos competir con el taxi pero tampoco queremos competir con el bus», explica, y sostiene que puede extenderse a todo tipo de usuarios y dar solución al transporte nocturno y de zonas periféricas, que tienen líneas «infrautilizadas».

«Con València se abre la puerta a ver que realmente este tipo de líneas puede empezar a tener más usuarios», añade.

Detalla que el conductor «lleva una aplicación (app) en el móvil que funciona como un sistema de navegación que le va diciendo cuál es el siguiente lugar donde debe ir. Sigue una ruta y el desvío de los que van a bordo es mínimo».

«No es como ir en taxi pero tampoco como ir en autobús, es un híbrido», añade, a la vez que comenta que el usuario también tiene una aplicación en la que «solicita el servicio, dice dónde está y a dónde va y el sistema escanea todos los vehículos que van en esa dirección y en un rango de 10 a 15 minutos, elige sus mejores opciones».

Fuentes de la EMT comentan a EFE que el uso principal del servicio es trasladar puntualmente a los usuarios a centros de día, a rehabilitación, a asociaciones o de manera regular a lugares de estudio y trabajo, especialmente entre semana, mientras que los fines de semana, las demandas son de ocio.

El servicio piloto arranca a primeros de año y, de manera paralela se utilizará también el antiguo sistema para comprobar su buen funcionamiento, según la EMT, que señala que actualmente se hacen unas 36.000 validaciones al año en estas líneas y en el último censo había unos 700 usuarios.

El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, asegura a EFE que están convencidos de que el nuevo sistema «va a suponer toda una revolución para el servicio y además responde a todas las demandas que han hecho los usuarios» en las reuniones mantenidas.

«Aunque toda la flota de la EMT es accesible, al contar con rampa, entendemos que la EMT debe ofrecer solución a los problemas de movilidad de todos los colectivos», agrega, y destaca que «el objetivo es hacer más eficiente el servicio y conseguir universalizar el derecho del transporte para las personas con graves problemas de movilidad». EFE

Mónica Collado

publicidad vomunica valencia cabecera inferior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *