El portavoz adjunto del Partido Popular en Les Corts Valencianes, Vicente Betoret.

Vicente Betoret, el preferido de nuestros lectores

El partido popular de la ciudad de valencia se encuentra en un auténtico laberinto, que le lleva a continuar sin tener candidato a la capital del Turia a solo 6 meses de los comicios municipales.

Para un partido con vocación y esperanza en volver a gobernar, esta situación evidencia una división interna y sobre todo, carece de perspectiva posicional para el electorado.

Fuentes de la cúpula del partido en Madrid señalan continuamente que la decisión final respecto al candidato del PP la adoptará el presidente nacional, Pablo Casado. «El candidato (del PP a la alcaldía de Valencia) lo tiene que decidir Pablo», señaló entes de las elecciones andaluzas un miembro de la cúpula popular al ser preguntado respecto a la encuesta que realizo Génova.

La encuesta realizada preguntaba cuál era el candidato preferido por los encuestados. Es decir, solo electivo un candidato. Este diario consulto a varios expertos en análisis político y Sociología, y descubrió que el formato usado en la elección racional y científica es la ponderación. Concretamente, abogan por el sistema de ponderación conocido en los círculos científicos como recuento “Borda”.

El recuento Borda es un proceso electoral propuesto por el matemático francés Jean-Charles de Borda en 1770 y es usado profusamente en la selección de candidatos.

El sistema de recuento Borda tiene la ventaja de ponderar las preferencias de los votantes, situando no solo el que el elector seleccionaría, si no que otorga una priorización. De esta manera, se obtiene una puntuación agregada que nos revela quien es el candidato que más simpatía despierta, incluso entre los electores que no lo pondrían en primer lugar.

Este sería el formato por el que se puede obtener un candidato que represente una garantía de movilización de los militantes y del electorado.

En este sentido, este diario realizó entre sus lectores una encuesta mediante dicho sistema de recuento con los candidatos previsibles a la alcaldía del Cap y Casal de la formación política popular a la sazón: Esteban González Pons, Vicente Betoret, María José Català, Luis Santamaria y Eusebio Monzó.

Dicha encuesta, realizada entre nuestros lectores entre 15 y 24 de octubre, fue respondida desde diversos códigos postales, electores sin duda del municipio valenciano.

Los resultados no dejan lugar a dudas. Vicente Betoret sería el candidato de consenso entre nuestros lectores. En segundo lugar quedaría Esteban González Pons, el candidato más conocido de los 5 propuestos. Eusebio Monzó quedaría en tercera posición, muy cerca de María José Català. Luis Santamaria queda descolgado a una distancia apreciable.

Estos resultados se podrían explicar dado que Vicente Betoret, a pesar de las reticencias de la presidencia del partido popular regional, y el enfrentamiento por el congreso provincial anulado, es visto por los votantes y militantes como una persona conciliadora y cercana, a la que prestar apoyo, aunque no fuese su candidato prioritario.

Esteban González Pons, a pesar de ser muy conocido, para los votantes puede representar el antiguo partido popular, lo cual, sumado con sus reiteradas declaraciones negando su interés a ser candidato al Cap y Casal, llevan a un descenso importante respecto a lo previsible.

Eusebio Monzó no es un líder indiscutible, pero su trabajo como portavoz del grupo municipal, le lleva a una más que digna tercera posición. También puede haber pesado el hecho de que no esté afiliado al partido popular.

María José Català es una política de buena oratoria y también bastante conocida, pero los votantes han puesto de manifiesto que no la consideran como la opción más adecuada para la candidatura a la ciudad de valencia.

El caso más sorprendente es el de Luis Santamaria. El presidente de la gestora lleva tres años al frente de la organización del partido a nivel municipal. Sin embargo, no ha logrado ser visto como un candidato creíble que llevase a dicho partido a gobernar. También podría ser considerado que a pesar del tiempo transcurrido, no ha conseguido suficiente presencia mediática para ser conocido.

Así pues, el dictamen de nuestros lectores deja clara su preferencia pero el partido popular sigue deshojando la margarita barajando diferentes posibilidades, con lo que sigue desconcertando a su posible electorado.