Esculturas metálicas de reminiscencia griega con escenas sexuales muy detalladas, del artista alcoyano Antoni Miró, inundan la Marina de València sin escapar de la polémica entre los que ensalzan la exposición por tratar el sexo con naturalidad y los que la consideran demasiado explícita para un espacio público de ambiente familiar. EFE

El comisario de la muestra de La Marina lamenta que preocupe más el erotismo que la corrupción

Fernando Castro, el comisario de la exposición de las esculturas del artista Antoni Miró que han generado controversia por su explícito contenido sexual, ha mostrado su sorpresa por la polémica sobre estas piezas que recrean el arte clásico y ha sostenido que «parece que preocupa más el erotismo» que la corrupción o el terrorismo.

Troqueladas en láminas de acero corten, los dibujos lineales, tanto figuras recortadas como sus moldes, exhiben cuerpos desnudos en los que se distinguen penes, senos y genitales femeninos y que protagonizan escenas en las que están a punto de practicar una penetración, una felación o sexo anal y forman parte de una exposición más amplia que se inaugura el próximo día 25 de septiembre en la Marina de València.

«Antoni Miró en La Base» está impulsada por Presidencia y la Conselleria de Cultura para la inauguración del espacio que ocupa la antigua base del equipo Alingui , reconvertida en espacio creativo y cultural y que en los próximos meses acogerá una muestra en su interior con una revisión de varias grandes series del artista alcoyano, que se completa con las esculturas en el exterior, ha explicado Castro a EFE.

El espacio interior de La Marina se llenará de piezas de las series Personajes; Manifestación, con cuadros de manifestaciones políticas surgidos tras la indignación y el 15M; Desnudos y desnudas, con anatomías de hombres y mujeres; Suite Habana, visiones de desnudos femeninos pintados en Cuba; y Puentes y Costeras, puentes de la zona de Alcoy, ha explicado.

«Lo que de momento se ha visto es únicamente las esculturas del exterior. Esa serie se llama Suite erótica», ha apuntado Castro, quien ha explicado que es una «visión de las escenas eróticas grecolatinas» y corresponden a piezas, grabados y pinturas de erotismo griego y latino de museos como el de Nápoles u otros de arte clásico.

Castro ha señalado que le «ha llamado la atención la polémica sobre una serie erótica que no es otra cosa que el arte clásico» y ha recordado que la base de la cultura clásica griega y latina «es lo que llamó Ovidio el arte de amar o lo que llamaban la ciencia sexual».

«Es interesante que se cree polémica sobre las imágenes del amor y el erotismo que vienen desde los griegos y de Roma. Parece como sin nos preocupara más el erotismo que la corrupción o el terrorismo. Con la cantidad de cosas de las que uno se puede escandalizar en el presente, si nos escandalizamos de imágenes que reproducen los grabados de la cuna de la civilización de Grecia y la Roma Imperial, apaga y vámonos», ha apuntado.

Respecto a las críticas por lo explícito de las imágenes en un espacio de ambiente familiar y con presencia de niños, ha asegurado que les vendrá «bien» y ha recordado que les damos «clase de educación sexual» y «queremos que se formen en historia del arte».

Ha alertado de que a «esos mismos niños sus padres les ponen a jugar con videojuegos» de violencia y con armas militares y en la exposición ven piezas «nada hiperrealistas» de imágenes recortadas para que «se vea la relación entre el paisaje de la naturaleza y el corporal, dándole el sentido de los desnudos en la época clásica que hablan de la armonía con la naturaleza».

Castro ha asegurado que la muestra «no tiene connotaciones pornográficas, salvo que en Grecia, pornógrafo significaba el que hace la crónica de los detalles de la vida cotidiana»: el periodista, y ha recurrido al dicho de que «la perversión o la provocación está en el ojo del espectador».

«La cuestión de si los niños viéndolo se van a provocar es una visión unilateral de la infancia. Los niños son menos ignorantes de lo que creemos que son», ha apuntado y ha incidido en que si esos mismos niños pueden ver cuerpos desnudos en la Capilla Sixtina del Vaticano o escenas eróticas, de terror o violentas, como el Fusilamiento del 2 de mayo en el museo de El Prado. EFE

publicidad vomunica valencia cabecera inferior

Un comentario en “El comisario de la muestra de La Marina lamenta que preocupe más el erotismo que la corrupción

  • Me parece perfecto. Todo sea por el arte. Espero una muestra del Arte Taurino, con el universal valenciano Benlliure. O del Arte Taurino Clasico como la Mitra Egabrense, si es que sabe lo que es sin mirar el google. No creo que los niños se escandalicen y supongo que los padres taurinos sabran explicarles que clase de arte es.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *