Dos mujeres hacen una cama en un hotel. EFE/Archivo

Un informe valenciano sobre camareras de piso será modelo para el Ministerio

El informe científico del Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat) sobre las condiciones laborales de las camareras de piso servirá de modelo para el Ministerio de Empleo para la orden de reconocimiento por parte de las Mutuas de las enfermedades profesionales de este colectivo.

Así lo ha señalado Invassat en un comunicado, en el que ha indicado que esta ha sido una de las conclusiones de la mesa por la calidad del empleo en la hostelería celebrada este jueves en que el Ministerio de Trabajo se comprometió a la emisión inmediata de una instrucción de la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social con esta orden a las Mutuas.

La Comunitat Valenciana, según ha destacado Invassat, fue la primera autonomía en realizar un análisis científico con el fin de comprobar las condiciones de trabajo, especialmente de carácter ergonómico, asociadas al puesto de trabajo de camarera de piso del sector hotelero.

Para ello se visitaron 192 centros de trabajo que suponen un 42 % de los hoteles de 3, 4 y 5 estrellas en la Comunitat, y contó con la colaboración de las empresas hoteleras, camareras de piso y representantes sindicales.

La directora general de Trabajo, Cristina Moreno, ha subrayado la satisfacción del Gobierno valenciano porque el Ejecutivo reconozca las enfermedades profesionales relacionadas con el ejercicio laboral que realizan las camareras de piso como el síndrome del túnel carpiano, la bursitis y la epicondilitis o «codo del tenista».

El equipo técnico del Invassat ha concluido que prácticamente en la totalidad de las tareas desempeñadas por las camareras de piso se identifican posturas forzadas como factor de riesgo ergonómico debido a empujes y arrastres en la manipulación de carros de limpieza y carros de ropa limpia.

Sobre los factores de riesgo psicosociales asociados a este puesto de trabajo, han destacado que en el 80 % de los hoteles visitados existe percepción de falta de autonomía temporal, ya que el ritmo de trabajo viene impuesto por la tarea, sin posibilidad de gestionar el tiempo.

En relación a las molestias percibidas por las camareras de piso, el 66 % percibe molestias en la zona dorsal-lumbar de la espalda, seguidas por las molestias en hombros, brazos y cuello, que están por encima del 50 %.

Cerca de la media percibe molestias en antebrazos, muñecas y manos así como en piernas y pies y, en menor porcentaje, se perciben molestias en las rodillas, caderas, nalgas y muslos, que, según las mismas fuentes, aumentan con la antigüedad en el puesto. EFE

publicidad vomunica valencia cabecera inferior