Almussafes reduce la deuda del Ayuntamiento a la mitad en tres años.


El alcalde de Almussafes, Toni González. Foto Ajuntament.

El Ayuntamiento de Almussafes reducirá en dos semanas su deuda a la mitad gracias a la amortización anticipada de cinco de los seis préstamos firmados con diferentes entidades bancarias, con lo que se devolverán un total de 1.922.546,80 euros. Esta operación será posible gracias al visto bueno de Intervención Municipal, que en un informe confirma que la iniciativa es viable “sin que ello cree tensiones de liquidez a la tesorería municipal, con la actual previsión de cobros y pagos”. Desde el inicio de la presente legislatura a mediados de 2015, el gobierno municipal venía amortizando una media de 600.000 euros anuales, por lo que sumando esta nueva amortización la deuda viva del consistorio se situará en 3.802.447,65 euros. El alcalde del municipio, Toni González, destaca que la buena gestión en materia económica, basada en el control del gasto, le ha llevado a promover esta operación, que permitirá incrementar la partida dedicada a inversiones financieramente sostenibles y la relativa a las políticas sociales y de empleo.

El próximo jueves 3 de mayo el pleno de la corporación municipal de Almussafes aprobará de manera definitiva una operación que permitirá al Ayuntamiento de la localidad reducir su deuda a la mitad respecto al existente al inicio de la legislatura. El gobierno municipal ha decidido saldar las obligaciones monetarias contraídas con tres entidades bancarias a través de cinco de los seis préstamos que la administración tiene pendientes de pago en la actualidad, que ascienden a un total de 1.922.546,80 euros. De esta forma, la deuda quedará situada en 3.802.447,65 euros. Tan solo quedará fuera de esta operación el único préstamo cuya cancelación anticipada acarrearía costes para las arcas municipales.

“Cuando entramos a gobernar teníamos claro que queríamos basarnos, sobre todo, en el control del gasto, política que nos llevó realizar importantes ahorros en las acciones emprendidas. La buena gestión está desembocando en superávits, lo que nos ha permitido embarcarnos en una iniciativa de tanta trascendencia, que para la ciudadanía se traducirá no solo en dejar de pagar los correspondientes intereses sino también en un incremento considerable de las inversiones, entre las que puedo destacar la construcción de un nuevo campo de fútbol 11, la segunda fase de la remodelación de las Piscinas Municipales, el asfaltado de diversas calles, la remodelación de parques y jardines, los planes de empleo o las becas para graduados y estudiantes”, explica el alcalde de Almussafes, Toni González.

Desde el inicio de la legislatura, a mediados de 2015, el actual ejecutivo ha ido amortizando alrededor de 600.000 euros en cada ejercicio presupuestario, sumando 1.955.198 euros. Con este nuevo anuncio, la amortización total realizada por el equipo encabezado por el primer edil de la población, Toni González, será de 3.228.169euros. La deuda viva del ayuntamiento se ha reducido así durante los últimos tres años el triple de lo que lo hizo las dos legislaturas anteriores, periodo en el que se amortizaron 697.029 euros.

Visto bueno de la Intervención Municipal

Intervención Municipal emitió el pasado 6 de abril de 2018 un informe favorable en el cual considera viable la amortización de estos préstamos “sin que ello cree tensiones de liquidez a la tesorería municipal, con la actual previsión de cobros y pagos”, por lo que la operación no afectará al cumplimiento del presupuesto municipal ni a las inversiones contenidas en las cuentas del presente ejercicio. Este informe, preceptivo para la correspondiente modificación de crédito a la que se dio luz verde en el pleno extraordinario del Ayuntamiento de Almussafes celebrado el pasado 16 de abril, da vía libre a la aprobación definitiva de esta operación.

En el texto de la Intervención Municipal se recuerda que la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, que establece el destino del superávit en términos de contabilidad nacional, especifica que siempre que se cumpla con los límites que fija la legislación reguladora de las Haciendas Locales en materia de autorización de operaciones de endeudamiento y haya tanto superávit en el ejercicio inmediatamente anterior como remanente líquido de tesorería positivo para gastos generales, “se podrá destinar el superávit en primer lugar a atender las obligaciones pendientes de aplicar al presupuesto, en segundo lugar a amortizar la deuda que sea necesaria para no incurrir en déficit en el ejercicio presupuestario actual y, en tercer lugar, a inversiones financieramente sostenibles”.

En este sentido, y dado que el porcentaje de deuda viva sobre los recursos ordinarios liquidados actualmente asciende a un 40,14%, “muy por debajo del límite establecido en materia de autorización de operaciones de endeudamiento”, que el Estado fija en un 75%, y que el remanente líquido de tesorería para gastos generales es de 8.383.723,38 euros, el gobierno municipal almussafense ha decidido destinar parte del remanente de este superávit, que en 2017 ascendió a 2.347.916,82 euros, a amortizar deuda y a inversiones financieramente sostenibles. Cuando se haga efectiva esta amortización, esa deuda viva se situará por debajo del 29%.

“Esto nos permitirá ir más allá en el ámbito de las inversiones y apostar todavía más fuerte por las políticas sociales y de empleo, capítulo al que los presupuestos de 2018 le dedican 2.161.000 euros que nos ayudan a seguir aumentando el bienestar social de la ciudadanía y a reducir la tasa de paro registrada”, destaca González, quien se marca como reto “conseguir sanear por completo las cuentas”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *