Un momento de los "Diálogos EFE Salud: Obesidad, epidemia del siglo XXI", organizados por Efe junto con Quirónsalud y el Ateneo de Valencia. En la imagen, el cirujano Aniceto Baltasar, pionero en intervenciones de cirugía bariátrica (i), el jefe de la Unidad de Obesidad Quirónsalud Valencia, Carlos Sala, y la nutricionista Rocio Práxedes. EFE

Alertan de que España no podrá atender el “tsunami imparable” de la obesidad

Especialistas en cirugía bariátrica, endocrinología y nutrición han alertado de que el sobrepeso y la obesidad son un “tsunami imparable” y están creciendo de forma “tan brutal” que el sistema sanitario se va a ver “desbordado” para atender todas la comorbilidades que produce el exceso de peso.

Así se ha puesto de manifiesto en los “Diálogos EFE Salud: Obesidad, epidemia del siglo XXI”, organizados por Efe junto con Quirónsalud y el Ateneo de Valencia y en los que han participado los cirujanos Carlos Sala, jefe de la Unidad de Obesidad Quirónsalud Valencia, y Aniceto Baltasar, pionero en intervenciones de cirugía bariátrica, la especialista en endocrinología infantil Almudena Navarro y la nutricionista Rocio Práxedes.

“Con esta tendencia, va a fallecer más gente por obesidad y enfermedades asociadas que por hambre”, asegura el doctor Sala, que advierte de que si las cifras son “alarmantes” y el problema “atroz” en España, donde se prevé que en 2030 la obesidad afecte al 80 % de hombres y el 55 % de mujeres, a nivel mundial “es terrorífico”.

De hecho, en Estados Unidos el 80 por ciento de la población ya sufre sobrepeso, asegura Aniceto Baltasar, quien destaca que el gasto económico de atender la obesidad y sus enfermedades asociadas es mayor que su gasto en defensa.

Señala también que se trata de una enfermedad “de ricos en países pobres y de pobres en países ricos”.

A juicio de Sala, la “avalancha” de personas con exceso de peso es “tan bestial, tan brutal, que va a ser un tsunami imparable” y asegura que en Estados Unidos los cirujanos bariátricos son “incapaces” de absorber toda la demanda de cirugía bariátrica que existe.

“A largo plazo la solución es la prevención, pero el consumo de recursos que se prevé es tan grande, no solo para los cirujanos, sino también para los cardiólogos, neurólogos o urólogos, que todos los servicios de los hospitales van a estar desbordados con todas las comorbilidades que produce el exceso de peso”, afirma Sala.

Añade que económicamente es “mucho más rentable” el coste de asumir una intervención quirúrgica y resolver a largo plazo toda esa demanda de recursos, ya que cuando un paciente obeso se opera “todas las comorbilidades se corrigen o mejoran”.

Sala destaca el uso de técnicas como el bypass gástrico y la gastrectomía tubular o vertical, ambas hechas por laparoscopia y que permiten corregir comorbilidades que van asociadas a esa obesidad como diabetes, colesterol o hipertensión.

Sobre esta cuestión, el doctor Baltasar, que hizo la primera operación en España de este tipo en 1977, indica que las intervenciones responden a dos conceptos: uno, que el paciente coma menos; y otro, que absorba menos de lo que come.

“El mensaje tiene que ser positivo. Es una pandemia, es un desastre que se nos viene encima, pero nos estamos preparando y hay que ponerle las pilas a la administración para que haga su parte”, afirma Sala.

La obesidad “predispone hasta doce veces más a ciertos tipos de cáncer. No solo afecta a la imagen corporal y a la diabetes”, matiza el cirujano bariátrico, que añade que no son “cirujanos plásticos, esto es cirugía de la salud”.

“Ahora mismo, la solución pasa por hacer más accesible esta cirugía y, por supuesto, cambiar la cultura, especialmente en la infancia”, según Sala.

Los especialistas coinciden en destacar que es “fundamental” que la atención de los pacientes obesos sean multidisciplinar para poder abordar con ellos todas las facetas de esta enfermedad: la psicológica, dietética, nutricional, endocrinológica, cardiológica o la parte quirúrgica.

También advierten de los que se denominan “saboteadores íntimos”, personas que no aceptan que su familiar vaya a estar delgado y “controlan emocionalmente a la otra persona”.

Los expertos lanzan un mensaje positivo y afirman que esta situación es “modificable” y puede tener solución adoptando medidas como la de limitar en lugares públicos y hospitales las máquinas de vending, ya que muchos de los productos que ofrecen “son terribles”. EFE

publicidad vomunica valencia cabecera inferior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *